Si te ha sobrado pollo de alguna preparación no dudes en hacer este plato digno de una trattoria italiana. Es una receta simple, rápida y deliciosa. Quien la pruebe pensará que pasaste horas preparando esta maravilla. Aquí las cantidades son subjetivas así que adecua los ingredientes según tu preferencia.

Ingredientes

Aceite de oliva

Pollo deshilachado (preferiblemente pechuga)

Champiñones en láminas

Vino blanco

Crema de leche

Caldo de pollo, de verduras o de la cocción de la pasta

Fetuccine (o la pasta de tu preferencia)

Queso parmesano

Preparación

Cocinar la pasta hasta un poco antes de estar al dente ya que se terminará de cocinar en la salsa; y reservar el agua de cocción en caso no tengas caldo de pollo o de verduras.

Deshilachar el pollo, por la preparación yo lo deshilaché en trozos grandes pero podrías hacerlo más pequeño o incluso cortarlo en cuadritos.

En una sartén caliente con aceite de oliva sellar el pollo hasta dejarlo levemente doradito, agregar sal y pimienta, reservar. En la misma sartén saltear los champiñones, agregar sal y pimienta; agregar vino blanco y dejar evaporar. Agregar un poco de caldo de pollo/verduras o agua de cocción de la pasta, agregar queso parmesano y mezclar hasta fundir. Agregar crema de leche e integrar. Después de agregar la crema de leche bajar el fuego y dejar reducir hasta que la preparación tome una consistencia de salsa. Tener en cuenta que se agregara el pollo y la pasta así que debe dejarse un poco más ligera de lo que se quiere. Agregar el pollo, mezclar. Agregar pasta y mezclar hasta integrar todos los ingredientes; si la mezcla está muy espesa agregas un poco de líquido, si está muy líquida deja reducir a fuego bajo y/o agrega más queso parmesano y crema de leche. Comprobar sabor y agregar más sal y pimienta en caso de ser necesario. Servir y rallar un poco de queso parmesano encima para decorar. Te va a encantar!