Soy una obsesionada por los desayunos, podría remplazar todas mis comidas del día todos los días por desayunos. Estaba con unos antojos insoportables de pancakes así que aquí va esta receta que me encanta porque recrea los famosísimos pancakes de IHOP, solo que un poco – mucho – mejores. Son suaves, fluffly y absolutamente deliciosos.

Ingredientes

1 ¼ de taza de harina sin preparar (todo uso)

1 cdita de bicarbonato de sodio

1 cdita de polvo para hornear

¼ de cdita de sal

1 huevo

1 ¼ de taza de leche entera + 1 cda de vinagre = Buttermilk

2 cdas de mantequilla derretida

3 cdas de azúcar

Preparación

Comenzamos haciendo el buttermilk para que darle tiempo a la leche de cortarse, eso es el buttermilk, leche cortada que le aporta un sabor y humedad únicos a las mezclas. Aquí simplemente agregamos el vinagre a la leche, mezclamos y esperamos unos minutos hasta que corte. Mientras eso sucede mezclamos los ingredientes secos (menos el azúcar) en un bowl: harina, bicarbonato de sodio, polvo para hornear y la sal. Agregamos el buttermilk, la mantequilla derretida y el azúcar. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Pasamos a una jarrita para facilitar el verterlo a la sartén. Calentamos la sartén y agregamos aceite sea en spray o normal, el objetivo es aceitar toda la superficie de la sartén. Agregamos mezcla según el tamaño de pancake que queramos y cuando comiencen a salir burbujas en la parte superior del pancake es momento de voltearlo, repetimos el proceso hasta terminar la mezcla y ¡listo! Poner un poco de mantequilla a la torre de pancakes y/o syrup, también frutas a elección.