Este plato contiene 3 de las cosas más ricas del universo: arroz, hongos y mucho queso parmesano. Es una preparación bastante sencilla y llenísima de sabor. La siguiente receta es para 2 personas que coman bastante, o 3 que coman lo justo.  

Ingredientes

90 gr de hongos de parís (champiñones)

90 gr de portobellos

90 gr de orellanas/setas ostra

½ cebolla blanca

30 gr de queso parmesano

1 tz de arroz arborio

½ tz de vino blanco

600 ml de fondo de pollo o de verduras

Preparación

Cortar portobellos y champiñones en láminas, cortar las orellanas con la mano en tiritas gruesas. Saltea los 3 tipos de hongos en aceite de oliva a fuego alto moviendo constantemente, agregas sal. Cuando estén un poquitín suaves los reservas sobre papel de cocina. En la misma sartén pon a sudar la cebolla (brunoise) en aceite de oliva con un poquitín de ajo en pasta o finamente picado, y sal. Cuando esté suave agregas 1 ½ tz de arroz arborio y dejas nacarar* por 2 minutos. Agregas el vino blanco y dejas que se evapore, esto te tomará 1’ a fuego alto, aproximadamente. Agregas 1 tz de fondo de pollo (yo utilicé fondo de verduras) e irás vertiendo poco a la totalidad del líquido conforme el arroz vaya secándose, no olvides mover constantemente el arroz con cuidado y preferiblemente utilizando una espátula que no lo rompa. Cuando veas que el arroz está suave salpimientas, agregas los hongos (reserva un poco para el final). Fuera del fuego agregas el queso parmesano rallado. Para finalizar puedes agregar 2 cdas de mantequilla fría (opcional). Integras y sirves. Después de emplatar puedes poner un poco de perejil picado y algunos hongos salteados. ¡A disfrutar!

*Nacarar: Sofreír el arroz en un medio graso hasta que tome un color algo transparente, brillante.